viernes, abril 23, 2010

De las profesiones y los lugares del escritor


La fortuna o el azar hizo que me fuera dado el privilegio de participar en una mesa redonda sobre blogs y literatura. Mi compañero de conversación era el taxista-escritor que lleva el exitoso blog "Ni libre ni ocupado". Un taxista poeta que descubre historias en su carro, en las calles de Madrid, en las conversaciones de sus pasajeros pero también en sus silencios, en los objetos que olvidan en el asiento trasero, en la ecuación que une el punto de partida con el punto de llegada del recorrido del taxi. Después de escucharlo, no me quedó ninguna duda de que la mejor profesión para un escritor es la de taxista.

O la de cartero: una señora del público dijo que ese era su trabajo y comentó todas las historias que se podían inventar en cada carta llevada o en cada postal leída.

O la de bibliotecaria: la bella chica de la biblioteca comentó todos los cuentos que imagina tras escuchar a los usuarios y sus extrañas selecciones de libros.

Un escritor, además de leer muchísimo, debería dedicarse a profesiones como esas: bibliotecarios, carteros, taxistas. Lugares privilegiados para la observación detallada y descarada de los otros. Lugares donde las historias nacen.

Kafka era oficinista.

Tuve un tío/abuelo telegrafista que escribió dos novelas que no he leído.

Un escritor desempleado o empleado en alguna profesión nefasta de esas que pisotean la creatividad, debe buscar la manera de estar en esos lugares donde las historias nacen. Yo, por mi parte, trato de estar mucho tiempo en la peluquería o en los autobuses. En los ministerios y en las estaciones de tren. En las plazas y en los baños públicos. Pero también pasó largos ratos ojeando las intimidades ciberespaciales que se desparraman en la red en forma de fotos, blogs, avatares, comentarios. Navego por ese enjambre de voces ajenas y anónimas. Tejo historias con la nada, lo inasible, lo inalámbrico.

7 comentarios:

ww dijo...

Hola Liliana,
Y donde fue esa mesa redonda? No en Israel...o si?
Besos

ww dijo...

Bueno, ya me respondi sola la pregunta, haciendo el click en el link que pusiste.
Gracias

M dijo...

Divertidas y frescas tus historias, como un papelón con limón venezolano! Excelente haberte encontrado =) Saludos!

mailto:bibtel@cervantes.es dijo...

Lili, leerte es como una brisa de aire fresco y suave.
Gracias por tu colaboración siempre

Cari

araya goitia leizaola dijo...

Encantadora, como siempre. Hubiera querido escuchar tu aporte a esa mesa redonda.

Adrenocromo dijo...

Creo que el oficio de escritor necesita las caras de los otros, los pedacitos visibles de sus historias, se pudiese decir que debe participar (y estar consciente de eso) en una suerte de solipsismo-vouyerista regido por el azar y las causalidades.

La vida 2.0 viene a "embrollarnos" más las cosas de una forma realmente interesante.

LL dijo...

Adrenocromo! Estaba perdida en el espacio, por eso no habia puesto tu comentario aquí, perdón! Totalmente de acuerdo contigo con lo del "embrollo" 2.0
Araya, puedo poner aquí lo que se suponía que iba a decir en esa mesa, pero es muy diferente a lo que en verdad dije .... así soy: cuando estoy nerviosa digo cosas que jamás había pensado...jajaja!
Aire fresco, papelón con limón, gracias mis niñas!!! y también a WW!