martes, junio 19, 2007

Siete consejos para escribir cuentos de quien sólo ha escrito siete cuentos


¡!Y ha ganado un concurso!!!

Aquí debería escribir el tercer consejo, pero la verdad es que no puedo concentrarme. Desde que recibí aquella llamada en medio de la noche hace casi una semana, no puedo dejar de pensar en otra cosa: mi libro, mis siete cuentos, esos que terminé de escribir el verano pasado en medio de los vaporones de los últimos meses de embarazo, aunados a los vaporones de los vientos empolvados y enmoscados que vienen de Sudan en los agostos de por estos lados (en ese verano prolongado que llega hasta septiembre) Mis siete cuentos sudados con un sudor real y psicológico, decía, mis cuenticos ganaron un concurso!!! Y desde entonces en un acto de vanidad y pantallería sin precedentes no hago más que besarlos y releerlos e imaginarme cómo va a ser el libro y qué voy a decir en las entrevistas y quién me va a tomar una buena foto en la que me vea como esas escritoras españolas que mas que escritoras parecen unas femfatales o unas ninfas. Y voy por este mundo donde nadie se imagina que yo pueda ganar un premio de nada, donde nadie sabe nada de ese otro lado del mundo de donde yo soy y en donde mis cuentos ganaron un premio... voy por este mundo, decía, como una loca cuyos pies no tocan tierra, cuyos ojos permanecen volteados (mirándose en un universo paralelo, recogiendo un premio, arropada por el aplauso infinito) Desdoblada, esquizofrénica, moviendo los labios en una conversación que nadie entiende, con una alegría que pocos comparten aquí en este mundo pero que en aquel otro mundo es alegría de muchos (bueno, no exageremos, es alegría de varios) Mis cuentos, mis siete cuenticos ganaron un premio que yo no pude ir a recibir personalmente por estar en este desierto lejano, pero ya mi madre se encargó de recoger y hablar con periodistas (y quien sabe que habrá dicho) Mi hermana aprovechó para hacerse pasar por mí en los alrededores del lugar de premiación, donde no sabían que yo no había ido (y quién sabe qué habrá hecho) Y otro tanto habrá hecho mi padre, mientras yo en este mundo paralelo vivo como en un sueño, con cara de loca, y ya no quiero trabajar, ni limpiar la casa, ni cuidar a mis bebés, ni comer, ni bañarme, sólo besar infinitamente mis siete cuenticos y releerlos hasta que sea la memoria quien los lea y no los ojos. Enloquecida...
Ya se me pasará, espero, y entonces seguiré con los consejos...

10 comentarios:

Héctor dijo...

Sí, seguro que ya se te pasará, pero mientras tanto disfrútalo, que es un triunfo muy importante en tu camino. Ya te recordarás con ternura leyendo esos cuentos con tanta felicidad. Mientras tanto celebra y disfruta. Que la celebración justifique cada duda ante una palabra, cada temor, cada esfuerzo, cada hora de trabajo. Felicitaciones, Pachamama.

Lin dijo...

Que gusto todo lo que sientes. Muy de acuerdo con Héctor, es hora de celebrar, besar cada palabra y reconciliarse con uno mismo después de las dudas, los sustos, la espera. Las horas compartidas con pañales, teteros, arrumacos y el teclear insistente para cada cuento.
Mientras tanto, disfrútalo, que de este lado esperamos tus consejos.
¡Felicitaciones, Pachamama!

Gramy dijo...

hola, de verdad no quiero felicitarte ya muchos lo habrán hecho, y hasta la frase más sublime repetida muchas veces atormenta. leí el perseguidor _edición de bolsillo, y poco después me entere que ganaste la bienal con "los jardines de salomón". de verdad no sabía de tu existencia hasta ese momento, pero me parece que eres muy buena en lo que haces. espero pronto tener tu libro entre mis manos. disfruta tu éxito!!!

pachamama dijo...

Gracias Héctor, Lin, Gramy! Yo sigo entre burbujas de champán y bambalinas, celebrando! Y cada comentario de ustedes me hace retomar la celebración (bueno, bueno... siempre hay razones para la fiesta, dirían en estos lados con palabras que riman mejor) Ya me pondré las pilas y seguiré con los consejos!!

En fin, que qué alegría que estén contagiados de mi alegría, que les gusten mis palabras, que me escriban aquí. Un beso!!

lennis dijo...

¡Querida amiga! (nunca nos hemos visto las caras, es verdad, aunque tú si me la has visto a mí, soy yo la que no te la ha visto nunca, pero así es internet, ya ando diciendo que eres mi amiga ¿Qué tal?) Qué vergüenza que una de tus primeras lectoras no te haya escrito nada sobre tu premio hasta ahora. Mea Culpa! La verdad es que desde que nos enviaron la información a Ficción Breve, supe que eras tú la ganadora (la lectura de Chesterton y Conan Doyle, afinan la suspicacia y la deducción) y me alegré muchísmo, pero andaba en uno de esos períodos desenchufados, lo que no justifica la falta de cortesía, lo sé. Pero más vale tarde que nunca (espero que pienses lo mismo). Espero retomar el blog en estosdías y estoy preparando una nota de cosas atrasadas. Allí haré mención de tu premio. En fín, Felicitaciones, muchas felicitaciones. Y ahora me voy a leer el tercer consejo, que lo estoy esperanndo desde hace algún tiempo.

pachamama dijo...

Lennis! Gracias!!!! Por supuesto que más vale tarde que nunca, por supuesto, querida amiga!Que puedo decir yo que ando por tu blog de blogyeurista, sin comentar, pero leyendo siempre!Un beso!!! Y retomo la celebración (cada vez que me felicitan, retomo la celebracion!!)

IMAGINA dijo...

Esto le pasa a todas "las madres". Claro que, en tu caso, tu historia se parece más a la de Blancanieves y los siete enanitos.

Un gran abrazo y felicitaciones de alguien que no lee todo lo que quisiera leer pero que adora leer.

Escritora y artista visual dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Escritora y artista visual dijo...

Mis saludos Liliana y felicitaciones por esos siete cuentos, ganadores de la bienal, asimismo por la forma muy genial como narras la experiencia de la vivencia a través del cuento. Espero leerte...
Siempre
Sencillamente
Milagro Haack

pachamama dijo...

Gracias Milagros, gracias imagina!besos!!!